Dieta después de las vacaciones: ¡3 consejos para recuperar la forma!

Este año, entre almuerzos y cenas navideñas,

¿has cogido también algunos kilos de más?

A principios de año hacemos una lista de buenos propósitos para calmar nuestra conciencia.

La lista es larga y sobre todo no siempre es fácil de respetar:

– ir al gimnasio

– bebe mucha agua

– ponerse a dieta

– eliminar todos los alimentos super calóricos del frigorífico y la despensa

– No bebas alcohol

– despedirse de aperitivos y cenas fuera de casa

Así comienza una larga lista de compromisos y obligaciones que solo se leen en voz alta y nos pone de mal humor.

En epiLate decidimos abordar el tema del cuidado del cuerpo proponiendo siempre un enfoque que haga que cada sacrificio sea menos difícil pero igualmente eficaz.

En nuestros centros es posible realizar tratamientos capaces de favorecer:

El drenaje de la acumulación de líquido en el cuerpo, la pérdida de exceso de peso y la tonificación del tejido; todo esto hará posible remodelar su cuerpo gracias al pequeño sacrificio que supone el pasar una hora en la cabina con nuestros expertos, una hora que resultará decisiva pero a la vez agradable y relajante.

El equipo de epiLate también puede ofrecer consultorías detalladas y personalizadas, que tratarán de diseñar la ruta más adecuada para cada necesidad.

Con la nueva máquina Body Care, podremos combinar una dieta sana y correcta con un tratamiento que tenga como objetivo concentrar y difundir los resultados en las áreas que requieren mayor atención.

 

3 consejos simples:

 1.

Elimine la comida chatarra:

patatas fritas, chocolate, comida frita, bebidas gaseosas … Descarte también las carnes rojas, las salchichas, los alimentos enlatados, la mantequilla, la mayonesa y las salsas en general. Alimentación simple y ligera: se recomienda seguir una dieta equilibrada, rica en muchas verduras, frutas, legumbres y proteínas.

2.

Actividad física:

para comenzar una actividad física que pueda traer resultados, lo primero que debe hacer es enfocarse en un objetivo. Trata de ser constante, así que mantén los mismos días de la semana y si es posible a la misma hora, ya que nuestro cuerpo se acostumbra a la rutina. Comience paso a paso, reduciendo los esfuerzos iniciales a un mínimo.

3.

Haga actividades que lo hagan feliz:

es importante elegir una actividad que nos entusiasme, para afrontar el deporte como un placer. Si eliges lo que te hace feliz, comenzar una rutina saludable será una paseo. Actividades como natación, voleibol, ciclismo, carrera, baile… ¡hay actividades para todos los gustos!

En resumen, incluso en invierno podemos disfrutar de algún capricho, sin embargo, se deben respetar las reglas simples para mantenerse saludable y con una buena forma física.